Métodos para prevenir la obesidad infantil

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page

Por Anaís Rondón

La obesidad es un gran problema que afecta a la humanidad, se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo, es decir, cuando la reserva natural de energía de los humanos y otros mamíferos se almacena en forma de grasa corporal. Cuando se trata de la obesidad infantil su riesgo es mucho más elevado ya que no permite que el niño pueda realizar ciertas actividades, desarrollar su sano crecimiento e incluso puedan ser víctimas de  bullying.

Esta enfermedad se ha convertido en uno de los problemas de salud más grandes del mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad; en los infantes 1 de cada 5 entre las edades comprendidas de 2 a 5 años padecen de sobrepeso, según un estudio realizado en los Estados Unidos.

Para prevenir estos malestares que afectan a gran cantidad de niños te damos unos consejos para que no padezcan de sobrepeso.

 

  • Dormir bien: es lo fundamental para cualquier persona, en especial los niños, cuando estos descansan entre ocho y diez horas diarias tienen menores probabilidades de subir de peso.

 

  • Eres lo que comes: es importante cuidar lo que ingieres ya que de esta manera cuidaras tu salud y tu peso corporal. Los adultos deben educar a los niños en su forma de comer guiándolos por las frutas, verduras, proteínas, alimentos bajos en grasa entre otros.

 

  • Alimentos sólidos aumentan de peso: según un estudio realizado por la revista Pediatrics, revela que si se le da de comer a un bebé alimentos sólidos antes de los 3 o 4 mese, tienen mayor riego de subir de peso, por lo que podrían desarrollar obesidad temprana.

 

 

 

  • Estar en movimiento: es fundamental que los adultos alienten a los menores a realizar algún deporte, de esta manera los pequeños estarán acostumbrados a ejercitarse y a mantener una buena salud desde temprana edad.

 

  • Leche entera: estudios realizados demuestran que los bebés alimentados con leche entera antes de cumplir el año de edad tienen riesgos de padecer de obesidad.

 

  • Lactancia: los niños deben ser alimentados con leche materna hasta cumplir el primer año de edad y no durante los primeros seis meses; debido a que todavía no poseen los nutrientes necesarios para su crecimiento y tienden a comer demás.