Cúrate de tensiones con un masaje de piedras volcánicas

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page

**De vez en cuando es bueno darse una escapadita de la cotidianidad y emplear el tiempo para el beneficio personal con la intención  de canalizar nuestras energías, equilibrar cuerpo y mente, así como reducir otro tipo de dolencias físicas o del alma

El masaje geotermal con piedras volcánicas es uno de los más solicitados en cualquier centro de estética, hotel o spa moderno y esto se debe a la infinidad de beneficios que se le atribuyen a esta técnica ancestral. Para descubrir el origen de esta práctica debemos remontarnos a siglos atrás, sobre todo en el mediterráneo donde las termas eran muy populares, en concreto para la civilización romana e inmediatamente posteriores a esta; sin embargo, una vez llegada la Edad Media esta tradición fue censurada por considerarse una técnica meramente placentera, ignorando todas las ventajas que aportaba a la salud. En China, la dinastía Shang fue de las primeras en aprovechar las propiedades terapéuticas de las piedras como uso medicinal, estas terapias se centran en la filosofía ancestral de “reiki”, ya que esta corriente considera que en el organismo hay siete centros o chacras que se encargan de canalizar la energía humana en armonía con la naturaleza.

No es difícil imaginarnos todos los beneficios que esta técnica milenaria traduce para el cuerpo y la mente, la finalidad de estos masajes se reflejan particularmente en:

Equilibrar el organismo cuando nos encontramos estresados, cargados de presiones, agotados o deprimidos.

Como descanso y método de reducción de estrés.

Sirve para combatir el dolor muscular y también el psiquiátrico, pues ayuda a que las personas se enfoquen hacia el equilibrio interior.

Gracias a la combinación de calor y frío se logra eliminar toxinas.

Este proceso genera un beneficio para la circulación sanguínea.

Terapias tan sutiles  como estas se enfocan en ayudar a la persona en su búsqueda de la paz anímica y otorgar el equilibrio interior que se ha perdido sea cual sea la causa, el estrés, problemas en el trabajo, conflictos personales, etc.; estos factores producen desestabilización y a su vez estos se transforman en dolencias físicas que afectan al individuo y a todo el que le rodea.

Precisamente para ayudar a alcanzar ese estado idílico del ser humano los lugares especializados en ofrecer masajes y demás servicios orientados al bienestar, tratan de utilizar una decoración minimalista, emplean colores neutros, se apoyan en los olores  con prácticas como la aromaterapia o velas aromáticas que a su vez sirven para dar una calidez especial en la sesión y complementan el ambiente con música relajante dispuesta para desconectarse y dejarse llevar en un viaje interior más que necesario para liberar tensiones.

Para realizar un masaje de estas características se utilizan dos tipos de piedras volcánicas, las calientes suelen ser de basalto con gran contenido en hierro y se caracterizan por su color negro intenso, las piedras frías por lo general son piezas de mármol en color blanco. Se inicia con una exfoliación y luego se procede a aplicar polvos con propiedades minerales para luego pasar a la colocación de las piedras en lugares estratégicos de la espalda alternando entre calientes y frías.

El resultado se traduce en un alivio y relajación de inmediato, muchas veces este tipo de tratamientos se combinan con otros más comunes como masajes de fricción con aceites esenciales con propiedades relajantes, que potencian esta búsqueda particular de equilibrio vital; demás está decir que este procedimiento debe ser debidamente realizado por manos expertas y con amplios conocimientos de esta filosofía milenaria.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *