Una tradición de la antigua Asía para nuestro cabello

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page

 

 

 

**el agua de arroz puede mejorar los daños en nuestro cabello.

Desde hace unos cuantos siglos, las mujeres de china han incluido en la rutina del cuidado del cabello las propiedades del agua de arroz; la vitamina D, el calcio, la fibra, el hierro, el complejo B, el potasio, el zinc y el magnesio actúan directamente en la resistencia, suavidad, brillo y previene las posibles puntas abiertas de las fibras del cabello.

Pensar en  las propiedades que libera el arroz en contacto con el agua, nos regala una extraordinaria alternativa estética, tan sólo el hecho de realizar un análisis de las increíbles cabelleras con la cual realizaba los estrambóticos peinados durante la edad de oro de la dinastía Tang en China, nos abre un sinfín de interrogantes ¿cómo lograban cabellos tan resistentes a los peinados tan complejos? O ¿cómo obtenían el brillo tan clásico de la cabellera? o mejor aún ¿cómo lograban que el cabello que muchas veces alcazaba los tobillos, se mantuviese en excelentes condiciones?

Todas estas respuestas apuntan a que, muchas de estas mujeres utilizaban el agua fermentada que obtenían del arroz, para aplicarlo en sus largos cabellos, esto a cambio le generaba excelentes resultados, que hoy en día podemos comprobar en las fotografía que representa la historia China.

En la actualidad nuestros ancestros nos han heredado todo el conocimiento, de las posibilidades estéticas de la naturaleza, y con el acelerado ritmo de nuestro siglo, necesitando de soluciones rápidas, sencillas y eficaces para problemas tan comunes en nuestro cabello como la aparición de caspa, caída, resequedad, a demás de proteger el cabello de los rayos ultravioletas esto gracias al  el ácido paraaminobenzoico, que posee el arroz, y que se utiliza para la creación de los productos de protección solar.

Existe dos formas de obtener esta maravilla, una de ellas es dejar reposas  cuatro tazas agua para una  taza de arroz, en un frasco de vidrio, muchos de los ancestros debaten entre la idea de dejar esta mezcla al intemperie de la noche,   pero si eres de los que no compartes ésta idea, bastara con dejar reposar en lugar a temperatura ambiente la mezcla en el recipiente de vidrio, preferiblemente con tapa que selle el aire; la otra opción es llevar la mezcla a la estufa en una olla y dejar hervir hasta que el arroz sueltes sus propiedades, esto se notara directamente en el cambio espeso que adquiere el agua.

Es necesario dejar enfriar las mezcla, para poder aplicarla en el cabello, para ello existe tres formas diferentes dependiendo del tipo de cabello que tenga la persona; se aplica de la mitad hacia las puntas si el cabello es normal, en caso de ser una cabellera grasosa, éste se deberá aplicar específicamente en el área de las puntas, pero si por lo contrario tienes resequedad en el cabello lo recomendable es que apliques la mezcla de raíz a punta.

Para obtener un resultado favorable el consejo es realizar este proceso frecuentemente,  para que esta tradición asiática nos obsequie excelentes  desenlace.

Por Jessyca Cárdenas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *