Nos expresamos a través del llanto

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page
The lonely girl

* *Lloramos por diferentes causas, ya sea porque algo se encuentra mal, por cansancio,   malestar, angustia y como respuesta ante emociones positivas.

El DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) define la palabra llorar en su cuarta acepción Como “Sentir vivamente algo”, pero ¿por qué se produce éste proceso que causa   que expulsemos lágrimas de nuestros ojos?

El llanto es una expresión universal, que se produce como respuesta ante un sentimiento, casi imposible de controlar, Juan Murube del Castillo, en el año 1999, sostuvo que las lágrimas surgen como medio para expresar  la persona de manera inmediata; de esta manera  comprendemos la función del llanto desde bebes, cuando usábamos ésta genuina forma para comunicar un estado de alerta, hambre, sed o sueño, todo era expresado en el brote de un llanto abrumador.

A pesar de nacer con esta hábil manera de comunicación, a media que desarrollamos y perfeccionamos nuestro sistema de expresión, reducimos el llanto a situaciones puntuales, por ejemplo cuando nuestro estado anímico es triste, o cuando nuestro cuerpo experimenta dolor.

El llanto en éste caso surge como respuesta de reflejos condicionados que determinan una respuesta en el sistema nervioso y logra la expulsión de lágrimas, generando un desahogo de la tensión establecida, y causando alivio y bienestar, es por ello que luego de haber culminado el llanto, nuestra respiración varía el ritmo normal. Otras ocasiones en la cual estamos expuestos a llorar, es en estado de angustia, temor, decepción e impotencia esto se produce como método de máxima manifestación de las sensaciones negativas, que psicológicamente nos afectan o afectan a otros, ya que el llanto puede provocarse por la empatía, cuando la tristeza de otro nos hace llorar, o cuando determinada parte de la película nos produce tristeza, aunque ésta no esté directamente involucrada a nosotros, nos afecta sentimentalmente y por ende genera llanto.

Pero el llorar no solamente está vinculado a producirse en situaciones perjudiciales, ésta fase de expresión también la produce cuando una emoción positiva alcanza los limites, y debemos equilibrar la descarga de tención, es por ese motivo que lloramos al  sentir demasiada felicidad, aunque está sea una reacción totalmente contraria,  es completamente natural, ya que cuando nos expresamos llorando ante una meta alcanza, una buena noticia, entre otras emociones positivas, nuestro cerebro equilibra la sensación con los recuerdos, descargando emociones acumuladas, convirtiéndose en un excelente oxímoron literal “lloro de tanta felicidad”.

Éste estado contradictorio de emociones, nos ayuda a no establecer decisiones con sentimientos extremamente positivos, ya que pensamos diferente, cuando nos encontramos neutros; Además en éste estado nuestro cerebro obvia todas las señales de alerta y desplaza las posibles amenazas lo que nos da como resultado que actuemos por impulso.

Una de las principales razones del porque a medida que vamos creciendo, somos menos susceptibles al llanto, radica directamente en el entorno, la sociedad  y la cultura, ya que llorar, puede verse ligado al hecho de vulnerabilidad y debilidad de una persona, así lo define el DRAE en un su quinta acepción “Encarecer lástimas, adversidades o necesidades, especialmente cuando se hace importuna o interesadamente” es por ésta razón, que los adultos promedios acumulan infinidades de sentimientos, sin permitirse expresarlos, lo que causa a largo plazo, estados negativos para la salud afectiva; los estudios de la Universidad de Yale,  en Estados Unidos, señalan que las personas mas susceptibles al llanto, son capaces de moderar y controlan con  mayor rapidez las emociones intensas.

Llorar puede traer algunos beneficios, siempre y cuando no sea un estado prolongado, ya que el exceder el llanto, puede inferir directamente en la conducta de la persona; cuando lloras liberas hormonas de bienestar, que pueden llegar a concretar un alivio psicológico, además elimina toxina, adrenalina, noradrenalina y oxitocina, aparte de mantener la buena hidratación del ojo.

En Asia el llanto ha sido estudiado y surgió como la terapia curativa, y los altos resultados han conllevado que se globalice ésta, como alternativa a la salud emocional, basado en los fundamentos de alivio y estado de relajación que experimenta los pacientes luego de un estado de llanto compulsivo; guías expertos en lagrimaterapia, orientan al pacientes a través de recuerdos, canciones, películas, entre otras modalidades para ayudar al alcanzar un estado máximo de llanto, con el propósito de lograr una tranquilidad que generé felicidad.  Para Hugo Fuchslocher, terapeuta sanador, las lágrimas contienen hormonas muy similares a las del crecimiento; Deduciendo entonces que el llanto en etapa adulta, podría estar vinculada con el proceso evolutivo a nivel interno.

Por Jessyca Cárdenas