El corazón no es nuestro único órgano melancólico

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page

**La música triste deleita nuestro cerebro.

Independiente del estilo de música que una persona suela escuchar, los estudios arrojan que la mayoría de la población tiene cierta atracción por las canciones de letra tristes, melodías afligidas o canciones que estén directamente relacionadas con un recuerdo; esto sucede cuando el  estado anímico se encuentra vulnerable o melancólico y al escuchar este tipo de música, que crea una atmósfera nostálgica, logrando así alcanzar un consuelo interno.

Ya sea el pop, la balada, el rock, la electrónica, música clásica u otros géneros  musicales, podemos clasificar de cualquier categoría alguna canción ligada a un recuerdo triste, determinada letra que consideremos afligida o incluso una melodía que estremezca la tristeza. Lo que realmente causa que nuestro cerebro elija la música triste, según los estudios realizados por la Universidad de Berlín, es la sensación de desahogo.

Un aproximado de 65 personas en edades comprendidas entre los 18 y 66 años relacionan la música triste, directamente con mensajes de esperanza y por el hecho de coincidir muchas veces con experiencias vividas, esto según los estudios realizados por Universidad de Limerick, lo que hace compresible la sensación de escalofrío al encontrar  aproximación de coincidir con lo que se está escuchando.

Es importante destacar que muchas de las veces no relacionamos la tristeza con letra de la canción debido que alguno de los casos, las canciones que consideramos como “tristes”,  no son cantadas en el mismo idioma, por lo que nuestro cerebro sólo relaciona el ritmo y  la tonalidad y la decodifica en sensaciones.

Al escuchar cualquier tipo de música que nos genere sensaciones positivas, nuestro cerebro segrega dopaminas, una sustancia encarga de sentimientos como satisfacción y  placer, pero cuando nuestro estamos tristes, el cerebro se encuentra atraído por buscar una sensación de tranquilidad, serenidad, concentración interna, analizar las circunstancias del estado anímico para dar una posible solución, por lo que busca el apoyo en la música entristecida.

 

Por: Jessyca Cárdenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *