Alivia la tortícolis

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page

**El estrés, la mala postura, lesiones leves, realizar movimientos bruscos o el mal dormir pueden ser el causante de la tortícolis. 

El inoportuno dolor cuello es desagradable y muchas veces nos exponemos fácilmente a sufrir de tortícolis, ya que éste es vulnerable porque se encuentra conformado por nervios, músculos y vértebras cervicales las cuales están expuestas a los dolores y la rigidez.

Cuando tu cuello pase por estas dolencias puedes realizar alguno de estos consejos para encontrar alivio, ya sea a través del estiramiento o el masaje para relajar los músculos tensos.

-En una superficie plana, si es factible recostado sobre la cama o en el piso, apoya la espalda en posición recta y mueve la cabeza de lado a lado, semejante al movimiento que usamos para decir no.

-Estírate, extiende tus brazos hasta que sientas que realmente no puedas más y relaja la tención, repite de nuevo por 2 minutos.

-En una silla apoya la espada en posición recta, y en forma de rotación gira el cuello en ambos sentidos y luego mueve la cabeza cuidadosamente de forma vertical, lo recomendable es bostezar  para que los músculos se estiren.

Luego de realizar cualquiera de estos estiramientos puedes incluir unos breves masajes para aliviar la tortícolis,  lo apropiado es deslizar las manos desde la parte posterior del odio hasta el principios de los hombros, y luego en la misma dirección hundir levemente con el dedo pulgar y deslizar ejerciendo presión en el cuello y hombros.  Puede realizar el masaje durante el baño y utilizar el jabón para ayudar a que tus manos se deslicen con mayor facilidad, o puedes pensar en las siguientes opciones para realizar un masaje que te ayudara a disminuir el dolor.

-Extracto de menta

–Aceite de romero

– Extracto de eucalipto

–Crema mentolada.

También puedes tomar una infusión preparada a base de miel, lechuga, cascara de naranja y agua, ésta ayudará a relajar la tención que se ha acumulado en tu cuello; otra opción es agregar hielo picado a una toalla húmeda por agua caliente.

Para evitar que éste dolor vuelva a molestarte, debes cuidar la posición que utilizas al dormir, la cantidad o el grosor de las almohadas, sentarse en  posición correcta y evitar realizar movimientos bruscos.

 

Por Jessyca Cárdenas